NUESTROS CÓMPLICES:

viernes, 12 de julio de 2019

JESCA HOOP: INQUIETA Y ARRIESGADA.


Teníamos muchas ganas de escuchar STONECHILD el quinto álbum de estudio de nuestra querida JESCA HOOP y llevamos tres días escuchándolo en bucle. Cómo hemos comentado en otras ocasiones los discos de JESCA HOOP no atienden a convencionalismos musicales, son poco complacientes con el gran público y tampoco hacen concesiones a la comercialidad. Algunos necesitan más de las tres escuchas de rigor que cada álbum merece y necesita antes de que expresemos una opinión sobre él. Y probablemente STONECHILD es el álbum que más se identifica con todos estos parámetros que acabamos de comentar. En esta ocasión Hoop abandona el minimalismo formal -Aunque luego en el escenario lo recuperará- para introducirnos en sus composiciones más folklóricas y en las que brillan la sección de cuerda y los coros. En esta ocasión el productor es John Parish y ha contado con las colaboraciones de Lucius, Kate Stables y Justis, su sobrino pequeño, en el corte Outside Of Eden. El resultado es un disco difícil de encasillar. No nos ha parecido árido en ningún momento. Al contrario, posee mucha belleza encerrada en cada uno de sus once cortes, y la percibes como algo nuevo que no viste la última vez que lo escuchaste, a pesar de que siempre estuvo ahí. Su alto poder de adicción y acabar escuchándolo en bucle, como nos ha ocurrido a nosotros, hará que descubras nuevas sorpresas y una gama infinita de matices. 




El gran problema que tiene STONECHILD es que venimos de un anterior trabajo como Memories Are Now (2017) que fue un álbum realmente memorable y, en comparación, bastante más sencillo para el gran público. Aunque también requiriese cierto esfuerzo del oyente comprometido. Aún es muy pronto para situar este nuevo álbum en el Rankin de su propia discografía. El tiempo y el boca-oreja realizará su trabajo. Aunque nosotros intuimos que será su segundo mejor disco, de los cinco que tiene. Nuestra nota es un 92 sobre 100.
La crítica siempre ha valorado bien a JESCA HOOP quizás porque es inquieta y arriesgada. Para The Line Of Best Fit este trabajo es un 90 sobre 100. Luego hay casi unanimidad en el 80 sobre 100 por parte de DIY, Under The Radar, Q, Uncut, AllMusic, Mojo y The New York Times. Las notas más bajas: (77) Pitchfork y (60) The Observer. Finalmente la media ha quedado en un 83 sobre 100 suficiente para aspirar a aparecer en las listas de medio mundo de lo mejor del 2019. En la nuestra ya tiene su lugar.




VALORACIÓN EXQUISITECES: 92

MEDIA DE LA CRÍTICA: 83

2 comentarios:

Comentarista Local dijo...

A mí el Memories are now me costó cogerle el pulso.

Con este estoy en esa fase de Bucle-obligatorio: no permite no darle una nueva escucha. Red white and black es la que más he disfutado de momento.

Me ha hecho cierta ilusión oír de nuevo hablar de Lucius, igualmente.

Gracias

MIDAS dijo...

@ Comentarista Local

Sí, es cierto que los discos de la Hoop requieren cierto esfuerzo por parte del oyente, esfuerzo que por otro lado no todo el mundo está dispuesto a hacer. Yo creo que esto le gusta a la gente que escucha muchísima música y muy variada y tiene las orejas bien abiertas a todo. Como me pasa a mi.

Red White and Black es el single? Es que no me he aprendido los títulos. Nunca lo hago. Son tantos discos... Lo digo porque a mi el single de presentación me pareció muy potente.

En cuanto a Julius recuerdo que reseñé un disco suyo hace dos o tres años. Últimamente colabora con mucha gente. Habrá que mirar cuando saca disco nuevo.


De nada. Y un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...