NUESTROS CÓMPLICES:

lunes, 20 de junio de 2016

LA CONFIRMACIÓN DE TOM ODELL.


La primera vez que hablamos de TOM ODELL fue en el 2013, a colación de su flamante Brit de la crítica y la salida inminente de su álbum debut. Si recordáis lo que escribimos, nosotros ya intuíamos que estábamos ante una de esas carreras importantes de la música británica contemporánea.
En estos días se ha publicado su segundo álbum WRONG CROWD del que hace meses que conocemos los singles Wrong Crowd y Magnetised. Que representan la punta del iceberg de un trabajo bastante maduro con canciones grandilocuentes que cargan las tintas en su dramatismo, como el propio Odell ha reconocido.
El disco está producido por el propio Odell y por uno de los productores más solicitados en el Reino Unido: Jim Abbiss responsable de algunos de los trabajos de Arctic Monkeys, Adele o Kasabian.


Y el resultado es uno de esos discos imprescindibles de la temporada en el que encontramos una evolución abismal con respecto a su trabajo anterior. En algunos cortes de WRONG CROWD se aprecia claramente la influencia de Elton John, uno de los grandes referentes de este artista.
La primera vez que escuchamos los dos primeros singles, tuvimos la sensación de que se estaba vengando de que su gran éxito Another Love hubiera sonado y funcionado mucho más en remezclas posteriores. Porque el tempo de estas dos canciones nos recordaba demasiado al de algunas de esas remezclas. Era como decir: "Esta vez no lo van a hacer otros, porque lo voy hacer yo antes" -Wrong Crowd podría ser un llenapistas, así que no nos extrañaría que le caiga más de una remezcla- Y sinceramente, son dos grandes temas que funcionan muy bien. Pero no representan lo mejor de un disco que guarda muchas sorpresas y del que nosotros recomendamos la edición Deluxe que incluye cuatro temas más que la edición convencional. Os aseguramos que no son cuatro canciones de relleno. Están a la altura de lo mejor del disco.




Concluiremos diciendo que a nosotros el Tom Odell que más nos gusta es el de Concrete, donde despliega un magnetismo brutal y hace alarde de una técnica vocal privilegiada cuando rompe la voz y juega con ese perfecto falsete. Sin ninguna duda, Odell va por el buen camino. Esperamos que en el próximo trabajo siga asumiendo riesgos y no se estanque en la fórmula del éxito. Y para aquellos que no les haya convencido sus dos primeros singles, recordarles que hay mucho por descubrir en las otras trece canciones de la magnífica edición Deluxe del disco. Y que, seguramente, hablaremos más veces de este trabajo.



7 comentarios:

María dijo...



Qué bueno, qué bueno y qué bueno!!
Me lo encontré hace bastante pero no sé por qué no acabó de engancharme como me ha enganchado ahora.
Suena en mis pinganillos desde anoche, y sigo queriendo más.

Con Magnetised me pasaría toda la canción pegando botes y berreando como una loca, me activa de una manera brutal.
Qué diferencia cuando solo le acompaña el piano, que también mencanta.

Me ha parecido sentir por unos segundos a Prince en Concrete?
Esta canción me emociona un montón.
Tiene que ser una gozada escucharla en directo con su piano y poca gente.

Ups, tardísimo! Salgo volando.
Pasada de bonita esta entrada, gato.
Un besazo

MIDAS dijo...

@ María

¡Vaya! ¡Cúanto tiempo! Precisamente ahora mismo vengo de releerte de otra entrada. He comprado para regalar en un cumple "The Sound and The Fury" de Nerina Pallot y venía de releer lo que escribí en la entrada en su momento -Ahora, pienso que es todavía mejor disco de lo que escribí- y sus dos comentarios, que eran tuyos. Creo que he elegido bien el regalo...

Sobre Tom Odell la verdad es que ha parido un disco que a lo mejor no te entra a la primera, pero a medida que lo vas escuchando te das cuenta de lo grande que es. A mi los dos primeros singles: "Wrong Crowd" y "Magnetised" me dejaron muy frío. Los vi como un claro intento de petarlo a nivel comercial. Luego, los escuchas detenidamente y son grandes canciones. Pero de entrada me chamuscó un poco esa desesperación por conseguir el éxito fácil con algo complaciente para el público. Y por otro lado, creo que sacar esas dos canciones primero fue lo más inteligente. Porque con lo rápido que va todo, una mala elección en las canciones de presentación puede quemar un disco antes de editarse. Y este disco tiene cuerda para rato.

Lo de Prince lo dices por el falsete, que recuerda un poco a "Scandalous" el tema aquel que grabó para la peli de Batman. Mira, yo sé cantar y no lo hago mal del todo. Y mantener un falsete tan perfecto es complicado. Que un falsete suene bien más de cinco segundos seguidos requiere cierta técnica vocal, no es como poner un huevo a freír -Aunque mucha gente no sepa ni freír un huevo-. Y Odell anda sobrado. La verdad es que pertenece a una hornada de músicos británicos muy jóvenes, muy dotados de talento, además de excelentes músicos.

Me alegra que te haya gustado la entrada.

besazo!!

María dijo...


Sí, he estado bastante liada pero no he dejado de seguirte, solo que no lo tenía tan claro como para comentar.

Un regalo así, de alguien para quien la música es parte importante de su vida, no puede fallar.

Te chamuscó?! No será porque te exiges demasiado?
Magnetised mentró con los primeros acordes y las voces. Mencantan. Me influyen bastante los comienzos.
Y en cuanto vi ese maravilloso Porsche vintage, qué quieres que te diga, entonces ya me pilló de lleno.
Aunque me sobra un poco ese pumpumpum, lo hubiera preferido en un tercer o cuarto plano, mucho menos marcado.

Sí, lo de Prince lo decía por los falsetes, incluso por los tempos. Fue una sensación fuerte.
No sé de música como para relacionarlo con ninguna canción en concreto.

Sabía que cantabas, y la verdad es que tiene que ser una gozada sentir que puedes controlar la voz igual que puedes controlar el cuerpo.
Y hablando de control de voz, espero que esta noche los verbeneros que vienen a cantar por aquí no metan muchos gallos. jeje

He visto nueva entrada, volveré.

Buen finde, gato.

MIDAS dijo...

@ Maria

1ª Parte) Me ha quedado tan largo que lo he tenido que dividir en dos :)

No te creas que exijo demasiado. Ya me sé poner en la piel del artista incluso cuando hacen una elección u otra y los puedo entender mucho mejor que el público o la crítica que a veces son muy crueles. Porque yo también llevo un artista dentro. Hay críticos por ahí mucho más cabrones que yo. ¡Jajajajaja! Lo que sí que intento es mirar las cosas con perspectiva y cierta lejanía. Lo que no quiero hacer bajo ningún concepto es escribir como un fan gilipollas que le parece bien todo lo que hace su artista favorito. Creo que ni con 15 años he hecho algo así. Y lo digo porque tengo compis blogueros que cuando sacan el ramalazo fan no hay quien los aguante. Este blog no es profesional, y yo no soy licenciado en Periodismo -Aunque haya trabajado como periodista en algún momento de mi vida- pero procuro que sea lo más riguroso posible. Por supuesto que he cometido cagadas. De hecho, debería no hacer de vidente nunca más. Porque ha pasado mil veces que escucho discos que me hacen pensar que pueden ser un éxito en España y luego, nada de nada. Lo que pasa es que cuando tienes esa impresión, la trasladas enseguida y también me gusta tirarme a la piscina y escribir cosas que otra gente no escribiría y eso tiene sus riesgos. Luego el tiempo te pega un zasca en toda la boca si la has cagado. Pero si no, es una auténtica gozada.
De todas formas casi nadie se acuerda de lo que escribí y no entran para recriminarme esas cagadas que por otro lado, acepto -y me gusta- que un comentarista habitual me las recuerde. Pero si me entra el típico tío que no comenta nunca y solo lo hace para recordarte que la has cagado, te juro que lo mandaré a la mierda tan educadamente que ni lo notará.

La verdad es que mi deseo es que a toda esta gente sobre la que escribo le vaya muy bien. Pero cuando hay que dar un palo constructivo, hay que darlo y sin perder la objetividad. Y bueno... Ya que me estoy sincerando también me gustaría dejar claro que este blog no sigue las corrientes de la prensa especializada. Si lo hiciéramos probablemente nos habríamos pasado la vida hablando de los Arctic Monkeys o The White Stripes y no solo no hemos hablado. Es que no vamos a hablar nunca porque son dos de las bandas más sobrevaloradas del planeta y la prensa especializada y los blogs lameculos de la prensa especializada podrán decir misa. En definitiva, que yo no soy la putita de nadie. No solo por no lamerle el culo a la prensa especializada. Tampoco me vendo a las discográficas estas que me mandan mails sugiriéndome que os cuele productos infumables a cambio de dos entradas para uno de los conciertos de sus afiliados. Lo siento, pero sobornos cutres a mi no. Este blog recibe muy pocos comentarios. Pero la dirección de mail es un hervidero de discográficas que me mandan propuestas, tanto nacionales como extranjeras. Y yo lo digo siempre, hablaré de alguien si me parece lo suficientemente bueno y no desentona con la línea editorial del blog. No necesito que me regalen nada. Todavía puedo pagarme mis entradas a los conciertos. Gracias.

MIDAS dijo...

@ María

2ª Parte)


Y acabo de releer esto y además de meterte una chapa del quince, creo que me he vuelto a ir por los cerros de Úbeda. A ver si puedo reconducir la contestación a tu comentario...

Y sí, tienes razón en lo del "pumpumpum" por eso comenté que parecía que había hecho la producción para que nadie la remezclara después. Para que la pudieran bailar directamente desde el corte del disco. Pero eso es una apreciación mía. Hoy día no se libra de las remezclas ni Dios, lo que ocurre es que no todas trascienden. Y seguro que "Wrong Crowd" y "Magnetised" les hacen remezclas imposibles aunque no las necesiten.

Y sí lo del control de la voz como del cuerpo es una gozada cuando lo controlas y una frustración cuando no. Y yo estoy en fase de frustración total porque cantaba mucho mejor a los veinte que a los cuarenta y tantos.

Así que esta noche tienes verbeneo. Aquí mañana es festivo y esta noche va haber juerga, aunque aún no hemos hecho planes. Eso sí, van a ser planes alternativos a lo que hace todo el mundo en la noche de San Juan. O si no, preferimos quedarnos en casa.


Un Saludo!!! Y Buen finde para ti también.

PAULISDM85 dijo...

¡Hola, Midas!
Me gustó muchísimo "Wrong Crowd". Lo que más rescato es que Tom Odell se atrevió a probar con estilos diferentes, pero no suena forzado, cada canción encaja perfecto en la historia que se cuenta en el álbum. "Magnetised" y "Wrong Crowd" le dan un toque muy potente a todo el trabajo y también hay baladas que generan una atmósfera romántica y sensual.
Mi canción favorita es "Constellations", aunque, en realidad, me gustaron todas.

MIDAS dijo...

@ PAULISDM85

"Constellations" no es de mis favoritas. Imagino que en un concierto en directo, debe lucirse bastante más. Pero en la grabación original a mi me deja un poco frío y me parece una canción hecha únicamente para enamorar a las chicas, de la manera más descarada posible. Diciéndolo de manera vulgar, una canción mojabragas de toda la vida. Y mira que a Tom Odell yo no lo catalogaría como cantante mojabragas.

Me gusta mucho más "Concrete". Y de "Wrong Crowd" y "Magnetised" creo que ya he hablado demasiado y no me apetece repetirme. Vamos... Que todo lo que he dicho está en el texto de la entrada y en los comentarios-contestación a María. Pero sí, estoy de acuerdo contigo que a pesar de mis reticencias iniciales, son dos temas muy potentes.

En cuanto a lo de los estilos diferentes, discrepo contigo. Odell tiene un solo estilo -bastante versátil- y está jugando con todas las posibilidades. Sí, que asume riesgos. Pero el estilo es el mismo con el que comenzó en su álbum debut. Si acaso, ha cuidado la producción lo suficiente para que no nos suene reiterativo, pero su esencia es la misma.

¡Un Saludo! Y muchas gracias por tu comentario. :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...