NUESTROS CÓMPLICES:

miércoles, 23 de mayo de 2018

GRETCHEN PETERS VUELVE A CONMOVERNOS OTRA VEZ.


GRETCHEN PETERS colocó su Hello Cruel World (2012) en el puesto Nº3 en nuestra lista de los mejores álbumes de su año de producción y fue Nº1 con Blackbirds (2015) dos años después. Ahora ha llegado el momento de culminar una trilogía con DANCING WITH THE BEAST otra nueva pequeña obra maestra de una de las mejores compositoras vivas del último Siglo.
Cuando nos enfrentamos a un disco nuevo de GRETCHEN PETERS no basta con escucharlo, es bueno tener las letras delante para que no se nos escape ni un pequeño detalle. Cuánta sabiduría y poesía encierran sus letras. Es toda una maestra contándonos historias sobre mujeres de su edad. Mujeres solas o Mujeres que viven el maltrato. Sabe jugar tan bien con la palabra, la sutileza y la concreción, que necesita muy pocos elementos para alcanzar una gran profundidad narrativa.
Gretchen Peters aborda esos, y otros temas mucho más escabrosos, con la mayor naturalidad posible y no solamente es capaz de componer esa canción que otros no sabrían componer. Es que las hace realmente grandes. Hasta el punto de que escuchamos las voces de cada una de esas mujeres en las que se convierte y se nos eriza el vello.



El estilo musical de estos tres últimos trabajos deambula entre Folk, Country y Americana. DANCING WITH THE BEAST se puso a la venta el pasado fin de semana y de momento no hay demasiadas reseñas escritas, solamente tres: OMH (90); PopMatters y God Is In The Tv (80) que hacen una media de 84 sobre 100. Media que imaginamos subirá considerablemente a medida que se vayan escribiendo más reseñas. Porque habrá más de un medio que lo puntúe con un 100 como ya ocurriera con Blackbirds (2015).
Nosotros nunca lo hemos tenido más claro. Blackbirds (2015) fue un disco de 100 sobre 100 para nosotros. Y este también lo es.  Realmente lo vamos a puntuar con un 99 sobre 100 para diferenciarlo y de paso diremos que Hello Cruel World (2012) es un 98 sobre 100. Y así tenemos los tres discos evaluados y ligeramente diferenciados. Porque es probable que quien descubra a la Peters gracias a esta entrada, tenga que volver a esas otras dos joyas de la música contemporánea.




VALORACIÓN CRÍTICA: 84
VALORACIÓN EXQUISITECES: 99
VALORACIÓN LECTORES: ?

10 comentarios:

Alberto Secades dijo...

Un disco maravilloso. 95
"Disappearing Act" es una obra maestra.

Gracias.

MIDAS dijo...

@ Alberto Secades

"Disappearing Act" o verdades como puños que fluyen sin esfuerzo alguno, alcanzando una profundidad emocional y narrativa sublime. Totalmente de acuerdo con que es una obra maestra. Los tres últimos discos de Gretchen Peters son INDISPENSABLES. Y si no son obras maestras, les falta un par de décimas para serlo. Para mi sí lo son.

Gracias a ti por el 95. Si llegamos a cinco personas, intuyo que va a obtener una buena media.

Eloy Sánchez dijo...

Un disco que hace honor al nombre del blog. Un 94.

MIDAS dijo...

@ Eloy Sánchez

Me alegra que lo digas y que estéis de acuerdo con que es uno de los discos aspirantes al mejor disco del 2018.

Tomo nota del 94 y muchas gracias por comentar.

Rubén Castélls dijo...

Ya siento ser nota discordante, pero a mí se me queda en un 79, aunque coincido con Alberto en la maestría de "Disappearing Act".

saludos

MIDAS dijo...

@ Rubén Castells

Es que a ti este estilo me parece que no te gusta demasiado. De todas formas un 79 no es una mala nota y tampoco creo que vaya a bajar mucho la media.

Tomo nota del 79 y muchas gracias por comentar y puntuar. :)

Creo que entre los posts nuevos de las dos últimas semanas hay cosas que te pueden gustar mucho más. Échale un vistazo y me cuentas.

Rubén Castélls dijo...

Como me vas conociendo...

Ahora estoy escuchando Matt Maltese. Ya pasaré por su casilla de puntuación tras disfrutar de alguna audición más.

MIDAS dijo...

@ Rubén Castélls

El de Matt Maltese mola. Pero hay muchos más que te pueden gustar. Hoy he colgado a Snail Mail que me devuelve la confianza en la música Indie, que de un tiempo a esta parte me tienen contentos los indies. Ya me contarás...


:)

María dijo...


No había escuchado un disco suyo más de una vez, y esa vez me costaba.
Quizá por sus letras llenas de hormigas. Pero ha empezado a sonar Disappearing Act y me ha pillado.

Es alucinante cómo es capaz de describir situaciones cotidianas, que probablemente no sean las suyas, con tanta intensidad y tan sencillamente a la vez.
Es como si observara las vidas a su alrededor y con una imaginación desbordante escribiera sobre ellas. Lo justo, sin adornos, y suenan tan reales, tan que te puede pasar a ti, que escucharla no te deja indiferente.

Me ha recordado a mis sentadas en una terraza cualquiera, con un café o con cualquier otra cosa bebible y estar horas observando a los que pasan mientras me imagino cómo son, en qué trabajan, dónde viven, cómo son sus vidas.
Sé que a partir de ahora escucharé sus discos con otra predisposición.
96 puntos.

Gracias, gato.


Un besazo

MIDAS dijo...

@ María

Te copio y pego un párrafo de una entrevista que Gretchen Peters concedió a colación de este nuevo disco y que mi amigo Archer recogió en su blog musicinmouth:

"He pensado mucho en lo que le ha sucedido a mi país en 2016, y cómo podía escribir sobre eso, dado el feo giro que todo ha tomado. Pero las canciones empezaron a emerger con naturalidad e intuitivamente. Realmente he estado escribiendo sobre mujeres y chicas toda mi vida, así que no es algo que deba sorprender que en este disco haya más composiciones así.
No soy una cantautora de protesta, ni una escritora que enfoque todo en la política - pero sé cómo contar una historia, y creo que cuando uno cuenta la historia de otra persona, estás creando un espacio para la empatía.

Contar historias es la mejor herramienta para entender lo que debe sentir alguien más. Así es como las canciones emocionan a la gente y consiguen cambiar las mentes. Así que en su propia manera, estas mujeres y chicas son un acto político en sí"

Ya estoy de vuelta...

Y con esto más o menos creo que se complementa lo que me has comentado tu. Hay todo un género musical denominado story-teller y Gretchen Peters es una de sus exponentes. Aunque hay muchos más. Se me ocurren ahora mismo Suzanne Vega, Natalie Merchant o incluso la banda Counting Crows. Yo amo a los buenos contadores de historias.

Pero tenéis razón todo los que habéis reparado en "Dissappearing Act" en que la Peters gana con los años en maestría.


Tomo buena nota de ese 96. Muchas Gracias por comentar y por estar al otro lado.


besazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...