NUESTROS CÓMPLICES:

viernes, 24 de noviembre de 2017

BEDOUINE: EL GRAN DESCUBRIMIENTO.


Y ya que estamos cerrando el año, continuamos con algunas joyas que pueden sorprender cuando las encontréis en nuestra lista de los mejores álbumes del 2017, más por desconocidas que por otra cosa. Porque... ¿Qué haríais con un álbum del que solo sabéis que se titula BEDOUINE y tiene una portada como la que estáis viendo?
Probablemente pasaríais de largo y estaríais cometiendo un gran error. Porque detrás de ese nombre que suena a "músicas del mundo" y esa portada tan cutre, se encuentra uno de los grandes discos del 2017 que tiene como artífice a Azniv Korkejian una cantante y compositora siria de padres armenios, que tras pasar su infancia en Arabia Saudita, emigró a Boston con su familia y su vida estuvo marcada por los viajes y el tránsito, ya que se recorrió media América. Desde Savannah dónde obtuvo un título de diseñadora de sonido, hasta instalarse en L.A. donde parece que encontró su lugar trabajando en la industria cinematográfica hollywoodiense como editora de sonido. 



En un principio, no pensó que terminaría dedicándose a la música. Pero descubrió en L.A. una comunidad de músicos muy unida en Echo Park y lo siguiente fue tocar las puertas adecuadas como la del bajista y productor Gus Seyffert (Beck, Norah Jones, The Black Keys...) y pronto se originaría este trabajo del que estamos hablando. Korkejian eligió BEDOUINE como nombre artístico porque "Se había movido tanto que llegó un momento que se sintió desplazada por no pertenecer a ningún sitio". Cuenta que llegó a sentirse como los nómadas.




El álbum ha gustado mucho a la crítica y ha conseguido un promedio de cuatro estrellas y media sobre cinco. The Independent le otorgó las cinco estrellas. Para nosotros, también es un claro cinco estrellas -A partir del año que viene ya no hablaremos más de estrellas, usaremos la valoración numérica que usan las páginas críticas, con la que se puede afinar un poco más-
Los géneros que nos vamos a encontrar en el álbum deambulan entre el folk y americana con cierto regusto retro, y en cuanto al estilo... Se trata de Indie, pero del bueno.
Solo tenemos que añadir que existen pequeñas cosas que hacen que la vida merezca la pena y el disco de Bedouine es una de ellas. No os lo perdáis.


13 comentarios:

Alberto Secades dijo...

Me gustó la entrada. Me sirvió para conocer una nueva canción: "The city", que no estaba en la copia que yo tengo del disco.

Gracias.

MIDAS dijo...

@ Alberto Secades

Sí, es una putada que "The City" no esté incluida en el disco. Pero es tan bueno que huele a reedición de lejos. Creo que con un cambio de portada, un par de canciones más y algo más de difusión podría llegar a tener el éxito de "Come Away With Me" de Norah Jones. Aquí hay una historia interesante que acaba de empezar.

Muchas Gracias a ti por tu comentario.

PAULISDM85 dijo...

¡Qué disco hermoso! A Bedouine la descubrí hace muy poquito gracias a las sugerencias de Spotify, ya que he estado escuchando bastante folk. Me encanta que le hayas dedicado una reseña a este trabajo tan poético y delicado.


P.D: Cuando esté más inspirada voy a escribir algo en los posts de Phoebe Bridgers y Julien Baker. A la segunda ya la conocía y me gusta mucho su música y, a la primera, la descubrí por tu reseña y se ha convertido en una de mis artistas favoritas.
¡Te mando un saludo! :)

Rubén Castélls dijo...

La verdad es que el disco entra como la seda, suave, suave, pero lo verdaderamente destacable del disco es la portada, como bien has señalado. Cuando veo semejante altura de diseño, una conceptualización tan profunda, una combinación cromática tan acertada y, sobre todo, una tipografía que llega directa al alma sólo puedo pensar en qué estado de gracia estaba todo el personal involucrado, cómo es posible haber fabricado de la nada semejante imagen merecedora de ser llamada obra de arte desde el mismo momento de su nacimiento. Ante esta portada, toda música detrás de ella no puede competir.

Y esa es la lástima, porque Bedouine está muy pero que muy por encima de esa imagen.

PD: Mira que hay portadas feas, feas... estoy por recopilarlas en un blog.

MIDAS dijo...

@ PaulisDM85

Es un disco alucinante y no se me podía olvidar. De hecho, es la última reseña del año. Porque el día 1 comenzamos con la lista y ya no me da tiempo a reseñar más discos. Y me estoy planteando ampliar la lista a 150 ó 200 discos. Aunque nadie hace listas tan largas normalmente pero teniendo en cuenta que este año debo haber escuchado más de 1.000 discos, me da mucha pena reducir a 100 solamente. Pero en eso estamos durante toda esta semana.

Escríbeme lo que quieras y cuando quieras de la Baker y la Bridgers. Ya sabes que aunque no publiquemos en una semana los comentarios se revisan y se contestan cada día.

Un cordial saludo y muchísimas gracias por pasarte.

MIDAS dijo...

@ Rubén Castélls

Me ha encantado tu comentario irónico sobre la portada. Te prometo que cuando esté de bajón, me vendré a esta página y me lo leeré varias veces para animarme. ;)

Quizás la portada se planteó así porque en un principio igual solo se iba a vender en descargas. Aunque yo tengo el Cd en mi estantería y te prometo que en la mano es igual de feo que en la foto.

En cuanto el disco, una maravilla (siempre que no se asocie con la portada).

Pues mira, creo que hay por ahí un par de amigos blogueros que hacen recopilatorios de las peores portadas y esta es casi buena comparada con las que me sacan en sus blogs. Uno es Victor Hugo de Dum Dum Dum y el otro Pupilo Dilatado, de Pupilo Dilatado. Creo que deben estar enlazados en mi blogroll.

María dijo...



Pues a mí, viendo su carátula, me hubiera gustado ser psicoanalista porque creo que dice mucho de ella.
Sentada en un perímetro cerrado, sobre un suelo firme y cuadriculado, recogida, medio en penumbra, desviando la mirada de quienes la observamos...
Será una horterada pero es muy reveladora, creo.

Y como no he estudiado psicología me quedo con las ganas de saber lo que encierra la carátula, y solo puedo añadir que es dulce, delicada y elegante y que me ha encantado su voz grave y su música.

Gracias, gato

MIDAS dijo...

@ María

A mi la portada solo me dice que deberían haberle dedicado un presupuesto mayor. Aunque a veces no es cuestión de dinero. Quizás la foto de ella en el suelo tal cual, sin el marco moruno y las letras escritas como un rótulo de una niña de primaria no habría provocado mi rechazo. Porque tal y como tu la describes sí que es atractiva. Pero toda esa mierda de alrededor no me deja ver lo que dices.
Por cierto, la portada es muy moruna porque ya sabes que cuando voy a un país suelo visitar una tienda de discos y miro todo lo autóctono que se vende y lo que les llega de fuera. Y cuando fui a Egipto la verdad es que tiendas, tiendas de discos como conocemos en Europa no hay. Pero había un puesto de discos en el mercado de El Cairo y te juro que la mayoría de las portadas estaban cortadas por este mismo patrón. Me encantó mirar todos esos discos. La música es infinita.

María dijo...



No sé por qué me da que no me he explicado bien.
Cuando te decía que es dulce, delicada y elegante, me refería a ella y a su voz, no a la carátula.
La carátula es fea y es una pena por la voz que esconde pero, por lo poco que he visto de esa zona que describes, son bastante horterillas.

Te envidio, me habría encantado pasearme esos mercados egipcios.

María dijo...



Sigo siendo un desastre comentando. Jajajaja

Rubén Castélls dijo...

No, si ya sabía yo que una idea original para un blog no se me iba a ocurrir. Gracias por esas referencias que no conocía. He echado un vistazo a Du Dum Dum y ahora mismo vacilo entre el asombro y la arcada.
Está claro que la música se escucha mejor con los ojos cerrados.

MIDAS dijo...

@ María

Me refería a cuando decías esto: "Sentada en un perímetro cerrado, sobre un suelo firme y cuadriculado, recogida, medio en penumbra, desviando la mirada de quienes la observamos..." Aunque luego has dejado claro que "Será una horterada pero es muy reveladora" Así que sí que te has explicado bien. Pero en mi caso, me cuesta ver todo eso que describes de primeras.

En cuanto a Egipto, fue el viaje de mi vida. Pude ir en el 2010. Ya sabes que después se lió parda en el 2011 y en el presente no es un destino aconsejable por todo lo que está pasando. ¿Y sabes qué? Que es una pena, porque los egipcios son absolutamente maravillosos como anfitriones, saben tratar muy bien a los turistas. Te aseguro que cada vez que escuché una noticia sobre lo que ocurrió allí después, pensé muchísimo en nuestro guía y en el personal del barco donde hicimos el crucero y si estarían todos bien. Porque en diez días que estuvimos, se mostraron como personas muy cercanas con las que era muy fácil empatizar. Todos te hablaban de sus familias e incluso te enseñaban una foto de sus hijos. Gente sencilla y buena que no merecía que les pasara nada malo. Los recuerdo con muchísimo cariño.

MIDAS dijo...

@ Rubén Castells

Cada vez quedamos menos blogs, ahora todo se cuece en Twitter e Instagram y ahí es donde la gente inventa cosas que no se han hecho antes. Pero tu no te preocupes e insiste. Que seguro que tienes una idea revolucionaria.

Mis compis también es que son muy heavys y buscan lo más fuerte que pueda haber en el mundo o submundo. Porque muchos de esos discos que presentan son del Submundo o directamente del más allá. ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...