NUESTROS CÓMPLICES:

viernes, 15 de julio de 2016

LAURA MVULA: LA OPORTUNIDAD DE SER DISTINTA.


EXQUISITECES fue de los primeros blogs en español que habló de LAURA MVULA allá por el 2013 cuando debutaba con Sing To The Moon. Recuerdo que nos llamó la atención su contención, su minimalismo, la fusión de Soul, Gospel y Psicodelia, que algunos bautizaron como Gospeldelia. Y tres años después, volvemos a hablar de ella gracias a la publicación de THE DREAMING ROOM. Su segundo álbum que ha cautivado tanto a los críticos británicos, que sus valoraciones no bajan de cuatro y cinco estrellas. 
A nosotros nos sigue teniendo igual de fascinados que el primer día, porque es cierto que este trabajo es francamente bueno. Laura Mvula es tan sumamente singular y tiene una personalidad tan marcada que, hoy por hoy, no existe nadie que haga exactamente lo mismo que ella, es única en su género. Ha conseguido crear un sonido y un universo propio muy novedoso que marca la diferencia con todas las cantantes y compositoras coetáneas. De hecho, muchos pensaban que ese estilo con el que nos deslumbró en su álbum debut, y que sigue explotando en este segundo disco, era solo una fase o una carta de presentación, y que a largo plazo terminaría convirtiéndose en una cantante de Soul convencional.




Y, sinceramente, después de escuchar You Work For Me, un tema que grabó por encargo, para la Banda Sonora Original de la película The Man From U.N.C.L.E. (Guy Ritchie, 2015). Tenemos que decir que si se dedicase a hacer Soul, sería de las grandes; de todo, menos convencional. Incluso no nos extrañaría que continuara el camino que abrió Amy Winehouse, llegando muchísimo más lejos que ella. Aunque tampoco creemos que tenga la menor intención de querer parecerse a nadie, teniendo la oportunidad de ser tan distinta.
De momento, nos quedaremos con THE DREAMING ROOM que es Laura Mvula en estado puro y está marcado por dos singles de presentación bastante potentes: Overcome -en el que cuenta con la colaboración de Nile Rodgers- y Phenomenal Woman que es étnica, fresca y viene acompañada de un vídeo muy colorista.




Aunque no nos engañemos, lo que predomina en el disco son sonidos pausados de órganos de iglesias, acompañados de unos coros celestiales de gospel que a pesar de que siempre suman y multiplican, siguen sonando minimalistas. Es el universo Mvula. Mejor escucharlo y vivirlo, que definirlo con palabras. Show Me Love es uno de los grandes momentos del disco, que viene acompañado de un vídeo realmente hermoso. 
Nosotros recomendamos este disco y cualquier otra cosa que haga Laura Mvula, pero somos muy conscientes de que no es una música simple, complaciente, ni fácil y que te tiene que gustar para que la disfrutes. Y eso es una limitación que se antepone a cualquier buena crítica. Suele ocurrir con estos grandes artistas únicos que no pasan desapercibidos. O los amas, o los odias. Pero nunca te dejan indiferente.




6 comentarios:

Adonita dijo...

Coincido en que no es una música fácil, aun sigo escuchando su primer disco y no estoy segura si me encanta o me intriga, vamos que no me pongo de acuerdo conmigo misma. Voy a ponerme con su nuevo trabajo a ver que pasa, lo mismo dentro de un año aun no me decido jajaja

MIDAS dijo...

@ Adonita

Pues este nuevo trabajo se diferencia poco del anterior. Tiene temas con mucha fuerza como los dos primeros singles. Pero el resto es más pausado, incluso yo diría que más "gospeldelia" que el anterior. Lo que considero que lo hace aún menos fácil. Pero con Laura Mvula pasa como con Björk -aunque no tengan nada que ver y sean diametralmente opuestas- las dos tienen en común que son únicas haciendo lo que hacen. Pero eso que hacen, te tiene que gustar. Si no te gusta, da igual que los críticos las pongan por las nubes. Yo de todas formas, soy partidario de que no os forcéis a escuchar cosas que no os gustan solo porque digamos que son buenas. Considero que es bueno tener los oídos bien abiertos y escuchar de todo y que algunos discos necesitan más escuchas para pillarles el punto. Pero si a la tercera escucha no se lo has pillado, déjalo. No pierdas más el tiempo. No te gusta y no debes obligarte a que te guste. Seguro que encuentras otra cosa de tu agrado a la que dedicas menos atención.

Un Saludo!!!!

Rubén Castélls dijo...

Pues yo estoy del lado de los que la aman. Lo hice con su primer disco y lo poco que he escuchado de este segundo me ha encantado, Qué tres videos más diferentes, qué tres canciones más singulares, y que personalidad musical tan única que ha parido las tres, y otras que seguro que habrá igual de particulares. Que la dejen hacer, que la dejen

MIDAS dijo...

@ Rubén Castélls

Aquí en este blog también se la quiere. Estuvimos muy pendientes de sus pasos desde el BBC Sound of 2013. Lo que pasa es que también sabemos que es complicado recomendarla porque puede que no le guste a todo el mundo, cosa que nada tiene que ver con la excelente, e impecable calidad de sus propuestas. Me explico: Que te guste o no, es algo subjetivo. Que ella es una bestia parda de buena y sus discos también lo son, es objetivo. Pero es complicado vender esto en un país en el que pueden sonar en cualquier momento y lugar los hits de Paquirrín (que son tres). Y aunque me consta que este blog es un poco un refugio para los que buscan otras cosas -sin pasarnos de modernísimos y de snobs- no me queda más remedio que avisar de que la señorita Mvula puede ser tan buena como complicada para un oído poco entrenado. Seguramente ese no será el caso de mis lectores, doy por hecho que sois todos unos melómanos. Pero por si acaso. :)

Yo creo que Laura Mvula seguirá explorando estos caminos iniciados bastante tiempo y si deja de hacerlo, no creo que sea porque no la dejen en su discográfica. Sus discos funcionan bastante bien. Obviamente, no vende como Katy Perry o Taylor Swift. Pero tiene su público.

María dijo...



Genial, como siempre.
Gracias, gato.

MIDAS dijo...

@ Maria

Muchas Gracias a ti. Y sí. Genial y diferente. Muy diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...