NUESTROS CÓMPLICES:

jueves, 6 de octubre de 2016

¿QUÉ PASA EN ESPAÑA CON GAVIN DEGRAW?


Llevamos hablando de GAVIN DEGRAW prácticamente desde que comenzamos con nuestro blog. Solamente faltamos a la cita con Make a Move, su disco del 2013, como faltamos a la cita con otros muchos discos que no nos dió tiempo a reseñar entonces*. Aunque estamos convencidos de que hubiéramos escrito exactamente lo mismo que escribimos siempre sobre Degraw. Cómo lo que vamos a escribir a continuación sobre su nuevo disco SOMETHING WORTH SAVING. Un excelente material que en U.S.A. está funcionando relativamente bien, pero en nuestro país tiene toda la pinta de que va a pasar desapercibido, una vez más, por falta de promoción. Algo que no entendemos, porque es un hecho que esta música se puede vender en España. Ahí tenéis a Lukas Graham que es el tipo de intérprete influido por Gavin DeGraw y ha triunfado en medio planeta con una promoción adecuada. Y los discos de DeGraw habrían funcionado bien en nuestro país con un mínimo interés por parte de la filial española de la discográfica de DeGraw (RCA), donde se encargan de gestionar (muy mal) su propio catálogo internacional. 
Recuerdo que se pusieron en contacto con nosotros su Club de Fans Español y nos manifestaron que estaban preocupad@s por ese desconocimiento generalizado ante la música de Degraw en nuestro país. Dede aquí les mandamos un fuerte abrazo. Porque si no es por ell@s...
...Están ayudando muchísimo a este artista con la promoción, han montado una página de Facebook informativa y también nos comentaron que recogían firmas para que Degraw viniera a España a dar un concierto. De manera altruista, l@s Fans están dedicando su tiempo a hacer el trabajo que le correspondería hacer al publicista de la discográfica. Una auténtica vergüenza.





SOMETHING WORTH SAVING se publico el mes pasado y obtuvo un Nº35 como puesto más alto en el Billboard 200, es la peor posición de sus tres últimos discos. Aunque Chariot (2003) -ese álbum fundamental- consiguió un Nº56 como puesto más alto y finalmente se convirtió en disco de platino con sus correspondientes reediciones. Muchas veces es mejor entrar en la lista de ventas en un puesto medio y mantenerse en ella varios meses, incluso llegando a puestos más bajos, que entrar en el Nº1 y caerse a las dos semanas. Este disco está repleto de singles potenciales, algo que le va a permitir via libre en todas las listas a medida que se vayan desgranando sus canciones.
Como podréis comprobar, estamos hablando de listas de ventas porque no vamos a negar que Gavin DeGraw pertenece al mundo mainstream. Pero la comercialidad no está reñida con la calidad. El disco fluye desde el primer corte al último y no se nota que tiene hasta seis productores distintos. Brilla el talento de DeGraw por encima de todo. Ya no solo como vocalista o como virtuoso del piano, también a nivel compositivo. Parece que ha dado con un filón inagotable. Aunque puestos a hacer confesiones, también diremos que cuando escuchamos Chariot por primera vez, nos imaginamos que Gavin Degraw tendría una carrera muy distinta a la que ha tenido. Quizás con muchos menos hits brutales de los que nos ha dado a lo largo de todos estos años, pero con un mayor reconocimiento. En cualquier caso, no tiene que pedir disculpas por pertenecer a ese mundo mainstream.








*Con esta entrada hemos superado con creces las que se escribieron en el 2013 y 2014 y duplicado el número de reseñas que escribimos en el 2015... Y todavía no ha acabado el año.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...